Mantente en el Presente

Este año estuve tentada a hacer una lista de propósitos de año nuevo, pero en cambio, decidí proponerme una sola cosa, simple, un objetivo loco que pudiera impactar mi vida en varios niveles y que pudiera mantenerme firme en él. Un año sin temores.

A veces el antídoto del miedo es el mantenerte en el presente. Tomar un pequeño paso y confiar que vale la pena tomar el paso siguiente. El mantenerse aún cuando es difícil y caminar en fe aún cuando tengo más preguntas que respuestas. Confiar en Aquél que sostiene todas las cosas y es lo suficientemente grande para sostener mi vida,  al final de cuentas ahí es donde comienza todo verdad? Con una simple decisión de alejar al miedo y estar completamente en el presente y comprometido con las situaciones que enfrentamos.

He visto este tema una y otra vez en las vidas de los niños que servimos. Recordé esto mientras leía una lista de nombres de estudiantes que decidieron entrar al Programa Esperanza de Back2Back este año,  dejando atrás la vida que tuvieron en la casa hogar donde vivían, llenos de tantas dudas e incertidumbres, pero al final del día todo terminaba en una decisión, decidir dejar el miedo en el pasado y aferrarse a lo desconocido o quedar estancado en un lugar aparentemente seguro con un ritmo de vida predecible. Esos momentos de cambio en la vida son movidos por una simple decisión, la disponibilidad de decir Sí, a pesar de las emociones que puedan estar en nosotros.

Estoy tan agradecida por cada estudiante que últimamente ha dicho que Sí a lo desconocido. Vestidos de tenacidad y resistencia, ellos han dejado el miedo en el pasado y aunque han pensado en lo imposible, lo han resuelto al mantenerse en el presente, dando un paso a la vez.

Al unirse a la universidad y ser los primeros en su familia en tomar esta decisión. Dando un paso a la vez.

Al pisar por primera vez el campus de su Universidad. Dando un paso a la vez

Al mudarse a un ambiente familiar después de haber salido de una casa hogar. Dando un paso a la vez.

Al crecer y ser independientes. Un paso a la vez.

Al aprender a relacionarse y conectar con otras personas, al estar dispuestos a sanar y a amar. Un paso a la vez.

Al final del día, todos tenemos la tarea de decir que Sí a la vida aún cuando ésta tenga riesgos  o de vivir una  vida limitada por nuestros propios miedos. Al final del día, todos enfrentamos la decisión de huir o de mantenernos firmes, decidir entre la fe o el miedo.

Tú qué decisión tomarías?

Comments are off