El Impacto a Largo Plazo

El día había llegado. Era hora de que compartiéramos las noticias. Las niñas habían escuchado rumores de que nos íbamos, pero querían escucharlo de nosotros.

Como muchas otras veces antes visitamos la Casa Hogar San José, sólo que esta vez ería una visita que nunca olvidaríamos. La puerta se abrió dando hacia la sala principal y cada niña de pelo café corrió hacia nosotros para enterrarnos en sus brazos. Queríamos recordar cada momento de este día, mantener cada imagen segura y concreta dentro de nuestros corazones y mentes; siempre habíamos amado e interactuado con ellas como si fuera la última vez que creceríamos junto con ellas. Pero hoy, esta vez realmente lo era.

Nos mudaríamos de vuelta a Estados Unidos. Habíamos ido a compartir la noticia nosotros mismos.

Todavía puedo evocar la imagen de este momento en mi cabeza. Nuestra familia rodeada por los brazos de las niñas. Las lágrimas corriendo por nuestras mejillas porque sabíamos que decir adiós lo cambiaría todo.

1*3YLJqzfPTO5aG0GYAtPIbQ

Nuestras cabezas estaban llenas de preguntas; ¿quién cuidará de ellas? ¿Cómo será su futuro? ¿Van a recordarnos? Pero Dios tenía todas las respuestas a nuestras preguntas; Simplemente susurró, “Yo Soy”.

Antes de que nuestro corazón supiera lo que estaba por pasar, Dios había ido delante de nosotros para preparar otro corazón abierto y dispuesto a crecer junto a estas niñas.

Yemima Müller, una voluntaria Mexicana de Back2Back Cancún, estaba lista para servir a las chicas de San José; dio un paso de fe, pidiéndonos que consideráramos permitirle adelantarse para cuidar de las niñas y amarlas. Nos pusimos de acuerdo con entusiasmo para entrenarla en lo que hicimos como staff de Back2Back trabajando en el hogar.

Diez meses han pasado y Yemima sigue comprometida con el cuidado holístico de cada niña en San José. Ella es una defensora. Una amiga. Una presencia constante. Una representación amorosa de las manos y pies de Jesús para perseguir la justicia para esta población.

1*6adQxJvH1vZZxQAg6TskiQ

Yemima da cuidado para hoy y esperanza para cada uno de sus mañanas con dar su corazón a cada chica con quien conecta. Al llevar a las niñas a visitar una universidad y ayudarlas a estudiar para los exámenes, llevándolas al dentista y a terapia, siendo una voz donde ellas no tienen, está permitiendo que las niñas se sientan vistas y escuchadas.

A medida que Back2Back se mueve por el camino de la sostenibilidad de voluntarios locales, Yemima nos muestra el poder de un solo corazón local vendido a la causa del huérfano.

El impacto a largo plazo de la capacidad de resistencia de una voluntaria en la vida de los niños atendidos aún no se ha medido. Pero si las historias actuales para cada niña en San José es indicativo de lo que está por venir, Dios tiene cosas tremendas para los niños huérfanos y vulnerables de las ciudades a las que servimos. Un corazón, una vida, una persona a la vez, siendo la diferencia para aquellos que Dios ha puesto delante de ellos.

Comments are off