El Impacto en el Desarrollo Social de Jeny

Screen Shot 2015-02-05 at 9.52.55 AMHace cuatro años Jeny, apenas de 10, se levantaba a ayudar a su mamá Oti con sus seis hermanitos, y luego salía a la calle para limpiar parabrisas y ganar dinero para sostener a su familia. Ese  año había perdido a su papá por cáncer y Jeny hacía todo lo que podía para ayudar a su familia a sobrevivir. Nunca había tenido la posibilidad de ir a la escuela, no podía leer y nunca había tenido oportunidades para aprender o hacer amigos de su edad. Así era la vida, la única clase de vida que había conocido hasta entonces.

Una tarde, alguien tocó a su puerta.

“¿Quién será?”, pensó Jeny, “nunca tenemos visitas”.

Sin saber cómo reaccionar, Jeny se escondió detrás de Oti, viendo de reojo al grupo de extraños que ahora se encontraban en su pequeña casa de tres cuartos, iluminada por un solo foco. Algunos de los hombres del grupo traían playeras con cosas escritas que ella no podía leer. Confundida, escuchó a medias la conversación y vió a su madre llorar. “Todos me dicen que no puedo, que debería dejar a los niños. Yo todo lo que quiero es ser su mamá; quiero mantener a mi familia unida”, les confesó Oti tranquilamente. Uno de los hombres asintió con la cabeza y dijo que había esperanza; Jeny empezó a creer que la había.

Más tarde Oti le dijo a Jeny, que los visitantes trabajaban con un ministerio llamado Back2Back. “Quieren saber más de nosotros, para saber si el ministerio nos puede ayudar”. Una emoción que nunca había sentido empezó a llenar su ordinaria vida cotidiana. Poco después, Jeny empezó a ver más seguido  los visitantes; cuando llegaban corría a recibirlos con una sonrisa. Sosteniendo su mirada, Jeny les daba la bienvenida y los lleva de la mano a su casa. Durante los meses siguientes, Jeny empezó a notar cambios positivos por toda su casa: una cerca nueva, un refrigerador en buenas condiciones, comida, zapatos, agua potable. Al crecer el compañerismo con Back2 Back, la presión sobre Jeny para mantener a su familia disminuyó; ya podía dejar la cubeta y la esponja para inscribirse en la escuela.

Hoy, Jeny está en quinto grado aprendiendo sobre la importancia de la educación. Comprendiendo que la educación es crucial para su futuro, y para el bienestar de su familia a largo plazo; su esperanza es poder ir a la escuela por muchos años más. Con la ayuda de un tutor, se ha vuelto una estudiante exitosa y está construyendo una base firme para su educación. Este éxito la llena de una confianza que se nota también en sus relaciones sociales; Jeny tiene muchos amigos en la escuela y puede crecer socialmente con ellos, en lugar de tener que llevar a cuestas las responsabilidades de un adulto, tal como solía hacerlo.

La relación de Jeny con Back2Back le ha permitido conocer a diferentes personas que viajan alrededor del mundo; le encanta convivir con los equipos de misiones. Ella disfruta cada retiro, cada juego, cada escuela bíblica de vacaciones y cada visita a la comunidad, y le imprime gozo a cada una de estas oportunidades. Si visitas Cancún verás a Jeny cantando con los demás, prodigando sonrisas y totalmente involucrada. Le encanta sentarse en primera fila en la escuela bíblica de vacaciones y es la primera en aprenderse una nueva canción y en responder a las preguntas.

Un día, durante la escuela bíblica de vacaciones, Jeny se acercó a un miembro del equipo de Back2Back y le preguntó: ¿puedo leer en voz alta? Él respondió rápidamente que sí, pero no pudo evitar recordar los días en que Jeny era una pequeña tímida, sin confianza en sí misma e incapaz de leer. Ella se puso de pie llena de confianza, desdobló una hoja de papel y comenzó a leer una carta cuidadosamente preparada para ese día; con la voz llena de emoción, le dió gracias a Dios, al equipo de misiones y a Back2Back  por lo que habían hecho por su familia.

Screen Shot 2015-02-05 at 9.51.53 AM

Desde ese entonces, la relación de Jeny con Back2Back ha seguido creciendo, al mismo ritmo que sus actividades sociales. En conjunto con iglesias locales, Back2Back sigue involucrando a Jeny con adolescentes cristianos estables que ofrecen su tiempo como voluntarios para construir lazos fuertes con Jeny y sus compañeros. Juntos van a la playa, juegan y comparten las historias de sus vidas. Jeny asiste constantemente al grupo de jóvenes y a la iglesia; y el equipo de Back2Back la guía y la anima cada semana a seguir creciendo en su identidad y en sus relaciones.

Hoy, en lugar de lavar parabrisas, Jeny disfruta estar con sus amigos, ir a la escuela, pintarse las uñas, escuchar música, y cualquier actividad que disfrutaría una chica de 14 años como ella. Ahora puede ver un futuro para ella, muy distinto del que podía esperar hace cuatro años. Al salir por la puerta de su casa, rumbo a la escuela, Jeny puede ver alrededor de ella y encontrar oportunidades en lugar de supervivencia. Llena de confianza, amor, fortaleza y gozo, ahora Jeny se da prisa para encontrarse con sus amigos en la escuela.

Comments are off