Surfeando En Las Olas

Mazatlán, acertadamente llamada la Perla del Pacífico, está ubicada en la costa oeste de México casi directamente enfrente de la punta sur de la Península Baja. Grant Keys y su familia han estado sirviendo en Back2Back Mazatlán por un poco más de 3 años, pero empezaron a surfear hace apenas 6 meses.

img_9243

FloreSer, donde Grant sirve como representante de Back2Back Mazatlán, es una casa hogar única en México. Es el hogar de muchas niñas rescatadas del abuso, negligencia y donde se les ayuda en  temas de autoestima. La visión de FloreSer es  la restauración de niñas adolescentes en un rango de edad de 10 a 17 años.

A Grant se le ocurrió que había potencial en combinar su nuevo amor por el surfeo y su relación con FloreSer para el beneficio de las niñas. El surfear provee una oportunidad para estar en la preciosa creación de Dios, pero también permite que uno experimente, de una manera saludable, la diversión dentro de esa creación. El instructor de surf con el que Grant trabaja- y que ahora trabaja con las niñas también-, es un pastor local.

“He hablado con Javier, no sobre predicarle a las niñas, sino sobre orar para que se presenten oportunidades para compartir la verdad y amor de Dios con ellas. Y como Dios ha cambiado su vida personalmente. Mi oración es que ellas puedan ver un Dios que es real y poderoso que las ama y puede hacer cosas maravillosas a través de historias y experiencias personales.”

img_9249

El surfear ayuda a las niñas físicamente. Es un buen ejercicio que anima a tener  una nutrición apropiada e hidratación. Muchas de las demandas físicas se relacionan con el aspecto educativo del surfeo. Uno tiene que aprender cómo sentarse en la tabla sobre el agua, como posicionar el cuerpo en la tabla para el pedaleo óptimo y como pararse  y balancearse para poder montar las olas. Las niñas están aprendiendo a leer las olas y saber cuál es la mejor posición para poder surfearlas.  

“Es increíble ver las sonrisas en sus caras diciendo, ‘¡Lo logre!’, ‘! Lo puedo hacer!’ “ ¿Qué sigue?’ “comenta Grant.

Además de eso, las niñas de FloreSer siempre surfean en grupo- creando un atmósfera que es alentadora, de equipo y celebración.

“Verdaderamente es muy alentador el escuchar a las niñas apoyarse unas a otras” dice Grant.  Puedes escucharlas regularmente alentarse unas a otras diciendo ‘No pasa nada, vuelve a intentarlo.’ ‘! Tu puedes!’ ‘! Así se hace!’

Mientras las niñas se acostumbran más al agua, se sienten más seguras y más cómodas con las olas, su auto comunicación está cambiando de mentiras a palabras de afirmación. El surfear está proveyendo un cambio poderoso a las jovencitas como dejar de  decirse a sí mismas mentiras sobre no poder vencer los obstáculos a  creer  verdades sobre su capacidad para perseverar.

Al desarrollar  una habilidad nueva las niñas de FloreSer están aprendiendo no solo a animarse a ser campeonas unas a otras,  sino también en creer y verse a sí mismas  como campeonas.

Comments are off